¿No te gusta limpiar los quemadores de gas? Con este simple truco, los limpiarás en un abrir y cerrar de ojos

Paso 1: Limpiar las parrillas de hierro fundido

Una cocina de gas consta de varias partes: Las parrillas de hierro fundido (las rejillas), los quemadores de gas de aluminio y las tapas de los quemadores. Las parrillas de hierro fundido están a menudo muy grasosas y pueden empaparse en agua hirviendo con una gran cantidad de bicarbonato de sodio. Esto se puede hacer simplemente en el fregadero.

Las parrillas se pueden limpiar fácilmente frotándolas después de sumergirlas en agua caliente durante 30 minutos. Asegúrate de secarlas bien con un paño viejo, ya que esto evitará que se oxiden

Consejo: Saca los mandos de control de la cocina de gas y déjalos en remojo en agua hirviendo junto con las parrillas. Los mandos de control están a menudo muy grasosos y sucios. Sécalos con un paño viejo después de remojarlos. En la siguiente página descubrirás el paso 2 y 3.